Dinosaurios

En 1993 yo tenía 10 años, recuerdo perfectamente el día del estreno de la película de “Parque Jurásico”. Fui a verla con mi vecino y solo paramos de hablar para escuchar los estridentes o inquietantes sonidos de unos dinosaurios que parecían de carne y hueso. Estábamos literalmente pegados a la butaca.

La explicación científica  que daba la película sobre como habían logrado revivir a estos fósiles del pasado nos pareció totalmente verosímil: “Cogimos el ADN de células de una gota de sangre, que permanecía en un mosquito fosilizado en ámbar y lo  completamos con ADN de rana actual” (en aquella época nos creíamos cualquier cosa…actualmente también existe el caso contrario, no creer pese a existir una evidencia científica real)

Así nació mi curiosidad por los dinosaurios, aquellos reyes de la tierra que ya no caminan entre nosotros…a veces cuando miro una urraca, un gorrión o una paloma pienso que algo de su brillo esta encerrado en sus ojos, pero eso es otra historia.

Esta vez, estoy siguiendo un MOOC que despierta en mí los mismos sentimientos de expectación y asombro.

Photo by: David Monniaux (Creative Commons)

Filosofía de la…

Filosofía de la biología:
Mayr defendió que, a diferencia de la física, la biología no se fundamenta tanto en leyes como en conceptos:
Si uno llega a la conclusión de que no existen leyes naturales en la biología evolutiva, hay que preguntarse, en las teorías biológicas ¿qué puede uno entonces tomar como base? La opinión ampliamente adoptada es que las teorías de la biología evolutiva se basa en los conceptos en lugar de leyes, y esta rama de la ciencia sin duda tiene abundantes conceptos sobre las teorías de base. Permítanme mencionar conceptos tales como la selección natural, lucha por la existencia, competencia, biopoblación, adaptación, éxito reproductivo, selección de la hembra, y dominación masculina. […] Como consecuencia, una filosofía de la física basada en leyes naturales resulta ser algo muy distinto de una filosofía de la biología basada en conceptos.
Mayr 2001

Fuente: wikipedia

El problema es que los seres vivos son tan asombrosos en su complejidad y desarrollo que no se pueden establecer leyes, se puede hablar de conceptos o describir procesos que ya hemos estudiado pero no se puede extrapolar esto a todas las formas de vida ni hablar de leyes universales como en el caso de la física.

El hecho es que la evolución esta ocurriendo aquí y ahora, y no sabemos que camino tomará, ni tenemos la más remota idea de que especie o especies poblaran el planeta dentro de millones de años; mientras que lo que sí te puede asegurar un físico es que estarán constituidas por los mismos átomos que hoy en día y seguirán ancladas a la tierra a causa de la fuerza de la gravedad.

Tocar fondo

Para Natalia.

Hace poco mantuve una conversación con alguien muy cercano sobre este tema, que me ha hecho volver a reflexionar sobre cosas del pasado.

Comenzaré por decir que aunque creas saber donde esta el fondo. No te va a resultar tan fácil como tirarte a una piscina de cabeza, llegar en unos segundos a reluciente mosaico de cuadraditos azules e impulsarte con los pies para subir como una bala a la superficie en busca de oxígeno.

Más bien es un proceso lento, como el de un buceador en un pantano, que está buscando una especie de tesoro, algo reluciente en un medio viscoso. Una vez comenzado el descenso algo te dice que no subirás en una buena temporada, y es ahí cuando te asaltan los temores…

De modo que instintivamente piensas que  vas a conseguirlo lo más rápido posible, entonces comienzan las huidas hacia delante, comienzas a buscar salidas fáciles y consuelos tontos, te comportas de modo extraño y las reglas sobre lo que vale y no vale parecen haber desaparecido. Te diré que eso no es más que la fase en la que sin quererlo te pretendes comer toda la mierda que hay en el pantano y que vas a ver cosas malas, muy malas y tal vez creas que eso es todo cuanto queda a partir de ahora, estas ya a un paso del fondo.

Sigues profundizando aunque tal vez a menor velocidad, las prisas ya no te corroen la situación se estabiliza y llegas a pensar que eso es lo que hay para ti, y un día tal vez por alguna circunstancia estúpida llegas al fondo, y el buceador en que te has convertido encuentra su propio cadáver descomponiéndose en el fondo y sus aletas parecen pegarse al fango, aletea y aletea pero lo único que hace es levantar limo del fondo.

Nuestro buceador está aterrado, perplejo, no lo esperaba y su nerviosismo no hace más que retenerlo allí abajo.Pero en medio de toda esa confusión un grupo de buceadores (Porque los buceadores nunca bucean solos ¿No?) acude en ayuda del inexperto buceador y una a una van liberándolo de pesadas “Piedras” que le lastraban y le hacían caer al fondo.

Bajar, bajas solo, pero subir subes acompañado, eso sí, tienes que poner de tu parte. La subida ya sin lastre es muy rápida y cuando sacas la cabeza del agua y coges de nuevo una bocanada de aire…apenas te lo crees, todo parece nuevo, hay cosas pequeñas que son mágicas y hay un mundo de cosas por descubrir siempre que quieras abrir los ojos para verlas.

Desde la orilla puedes ver ahora la tranquila superficie del agua y sabes que una parte de ti ha muerto en ese pantano, pero sonríes porque el resto de tu vida no ha hecho más que empezar.Todo eso no ha sido más que un viaje en el que has aprendido, y mucha gente a la que de verdad le importas te ha ayudado.

Espero que dentro de muy poco sientas que: TODO VA A SALIR BIEN!!!!!!

Y que me recuerdes estas palabras si algún día me vuelvo a perder.

El corazón de la materia

Es una novela de Ignacio García-Valiño, en la portada aparece una libélula a modo de holograma, en la contraportada te prometen un gran viaje en el que descubrirás los misterios de la ciencia, el amor y el alma.

Claro, que para mí esto a sido como si un niño perdido se acerca a Peter pan y descubre que el polvo de hadas, es tan solo cocaína.

El libro no solo no te aclara nada, no se posiciona, no abre caminos… sino que te deja con una sensación de abandono y frustración total. Ni se desarrolla la historia de amor, ni la ciencia, ni lo paranormal, ni nada…quien mucho abarca poco aprieta. El protagonista que narra el relato concluye de un modo rápido y absurdo, todas las líneas argumentales.
No me ha gustado para nada su modo de tratar el tema del amor, la muerte, el origen del universo, el mundo de lo paranormal. Solo se salva, el modo en el que resalta el valor de la amistad.

Resumiendo, no lo leáis!!