Archivo de la categoría: Experiencias vitales

Mi musa se ha quedado dormida en un barco hundido

“Soñar que despiertas en un barco hundido” es una frase de  la canción  “Demonios” de Estopa. Es impactante, le doy muchas interpretaciones, pero sobre todo me remueve por dentro.

Al menos cuando estás despierto puedes hacer algo…pero como ya os he dicho antes mi musa se ha quedado dormida. Yo la llamo Midori, que significa verde en japonés, esta inspirada en un personaje de la novela de Haruki Murakami, Tokio Blues (Norwegian wood). Aunque ella es un poco diferente del personaje original de Murakami. Lleva el pelo más largo, es más pálida y tiene peor temperamento. Toca el violín, práctica parkour y le encantan los espejos y el color verde. Es una especie de amiga imaginaria o alter-ego.

Los amigos imaginarios deberían de poder reunirse, sí, en algún universo paralelo ellos se reúnen y comentan sobre nuestras vidas, ellos los irreales, se quejan,se lamentan o se ríen de nosotros. ¡Pensadlo bien! Quien sueña a quien. Y entre ellos, bueno pues…se quieren, se aman, se odian.
En esta ocasión, mi musa se ha quedado dormida, justo cuando más la necesitaba…me he propuesto escribir una entrada diaria como aconsejan en Marketing de Guerrilla, bueno realmente aconsejan entre 2 o 3 a la semana. Pero los más osados, capacitados, los que tienen más tiempo porque se dedican a ello en exclusiva escriben una diaria. De momento me enmarco en el primer grupo. ( Actualización 26/ 02 /2014: Me considero osada y capacitada pero lo mejor será empezar por el principio y que me concedan la insignia de Iron Blogger. ” Yo publico un post a la semana y nunca fallo”)

De hecho hasta he pedido ayuda al grupo de “Aluche: Porque es mi Barrio” con la esperanza de que saltará la “chispa” de la inspiración, pero no ha habido manera…tengo casi tantos borradores como entradas en el blog, algunos muy buenos pero necesitaban de más tiempo para ser editados.

¿Qué os gustaría leer en este blog?

La sección de cocina para estudiantes y soñadores: me la quedo, es divertida y original. Y os gusta. Además las recetas al final acabaran siendo las de algún amigo.

Desarrollo personal: Es útil, yo lo necesito y a lo mejor puedo incluir algo de cotilleo, o consultorio quien sabe…Además “Tocar fondo” es la entrada más visitada.

El taller de  desarrollo de la creatividad: Esta aún en pañales y es lo que menos éxito a tenido pero le vamos a dar una oportunidad ¿a que sí?

Ya casi tengo esta entrada completa y sin la ayuda de Midori, que logro! Cuando se sienta conmigo escribo cosas como “La chica sin paraguas”

Aquí os dejo una última cita:

“¡Por supuesto que creo en las musas! Ahora bien, prefiero que cuando vengan me pillen trabajando” 

Pablo Picasso

Anuncios

Campo de Trabajo: Torres Atalaya de Montefrío

Durante 15 días, en el verano de 2008, en una rotonda de acceso al pueblo de Montefrío (Granada)  un grupo de jóvenes provenientes de distintos puntos de España nos convertimos en peones de construcción, bajo las  órdenes de un albañil local y el arqueólogo Rafael Pedregosa Megías, construimos una reproducción  de una antigua “Torre Atalaya”. Para devolverle a este pueblo un trozo de su pasado.

En la época musulmana se construyeron estas torres como sistema de defensa y comunicación. Durante la noche un fuego permanecía encendido en lo más alto de la torre y si era necesario se enviaban señales de una torre a otra.

Nuestra réplica de Torre Atalaya constaba con unas dimensiones más reducidas pero usamos los materiales de la zona. Transportábamos las piedras en carretillas, hacíamos la mezcla para el cemento, nos subíamos al andamio o hacíamos de aguadores, bajo un sol de justicia.

Nos hacían madrugar pero merecía la pena levantarse y disfrutar de un estupendo desayuno en comunidad preparado por cocineras del pueblo.

Quizá fuese porque hablábamos el mismo idioma o porque no aspiramos que llegará hasta el cielo, por lo que conseguimos levantar nuestra torre.  No ocurrió como en la bíblica torre de babel,  y trabajo en equipo y el entusiasmo fueron nuestros cimientos.

Cuando volví a casa tuve la sensación de haber hecho algo grande, después de todo lo habíamos construido con nuestras propias manos.

DSCN1394

Pero nuestro campo de trabajo arqueológico no consistió solo en la construcción de la Torre, también realizamos una maqueta a escala en la que nos ayudó Eli Cano, hicimos juegos, prospecciones arqueológicas sobre todo en busca de restos de cerámica, una visita la Iglesia de la Encarnación en Montefrío  (única en su género con una gran bóveda redonda)

Visitamos también un yacimiento romano en Almedinilla donde nos ofrecieron una cena espectáculo al estilo de la antigua roma: comida en hojas de parra, vino caliente, bailarines. Todos estábamos ataviados con túnicas y coronas de laurel en la cabeza.

Fue una experiencia irrepetible que le recomiendo a quien quiera conocer otras realidades en España y otras culturas.