Las expectativas: ¿Realidades o irrealidades?

Continuando con el ejercicio de esta semana de introducción al coaching, hoy toca hablar de expectativas.
Considero que tener unas buenas expectativas sobre algo (siempre que tengan una cierta base sobre la que sustentarse) es muy positivo a la hora de emprender cualquier acción.
Si no tenemos en mente una imagen con unos cristales relucientes, difícilmente pondremos gran esmero a la hora de limpiar.
Visualizar el resultado final o donde queremos llegar nos predispone en una situación favorable a lograrlo.
Sin embargo, las expectativas a veces son un arma de doble filo, ese fin de semana romántico que preparas con sumo esmero y cariño, y luego resulta que nada es como planeaste, el hotel es horrible, esta lloviendo todo el día, la comida es un asco y tu pareja y tu no paráis de discutir.

Por eso, como la pregunta que se plantea en el curso, ¿Qué esperamos? ¿Realidades o irrealidades?

Por mi parte con este curso espero conocerme un poco mejor, y establecer un primer plan de vida susceptible de cambios.

En cuanto a la vida ¿Qué expectativas tengo? Espero que sea apasionante, con grandes compañeros en el camino y muchas sorpresas buenas. Espero adaptarme a los cambios de forma positiva e influir para que las cosas cambien.

Y vosotros ¿Qué expectativas tenéis?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s