Color sufrimiento

Para los que trabajamos cara al público la rutina siempre esta cargada de anécdotas, en días grises como hoy, recuerdo siempre aquel episodio…

Estaba detrás de mostrador con la mirada perdida en algún punto, entre algún cartel publicitario y un abismo existencialista.

Mi compañera cobraba una barra de labios a una señora. Aunque yo no parecía formar parte de la escena, la señora iba a traerme de vuelta a la realidad:

-Quiero ese color!-exclamo. Y sus palabras me recordaron a ese niño que tira de la falda de su madre para pedir un helado.

Normalmente todas las señoras quieren el color de labios que llevamos puesto cuando realmente no llevamos nada, es un poco como el cuento del traje del emperador pero al revés.El secreto reside en tener salud, juventud y buena genética. Incluso me atrevería a decir que influye la alegría con que nos tomamos las cosas, pero aquel día mi respuesta fue algo distinta.

-Señora, esto es color sufrimiento. Hace frío y viento en la calle y tengo los labios cortados, me siento realmente enferma. Esta mañana he discutido con mi novio y no he parado de llorar hasta ahora…

Por supuesto la señora se compadeció de mí y creo que tal vez empezó a gustarle más el color que había elegido en principio. Después de todo quien iba a pagar un precio tan alto por obtener un color.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s