¿Quién es el sujeto?

A menudo me descubro cayendo en un millón de errores gramaticales…Comienzo escribiendo para ti, doy vueltas a las cosas e intento autoconvencerme y ya no escribo para ti, escribo para mi para entender que diablos esta sucediendo en mi cabeza, en el mundo, en los sentidos y en las apreciaciones de estos.

Y entonces hablo de mí, cuando empecé por ti y luego me doy cuenta que tal vez sois varios y me dirijo a vosotros, en un sentido más amplio, porque vosotros estáis pasando por las mismas cosas…es mi manera de estar cerca de los que están lejos y tal vez ni siquiera conozco, porque todos compartimos los mismos deseos y las mismas pasiones, las mismas venturas y desventuras.

En esta comunicación escrita, ¿Quién es el sujeto? ¿Tu? ¿Yo? Quizá nosotros.

Anuncios

Love is possible

“Simple y contundente”

La semana pasa fue aquel post-it en la ventanilla del tren esta semana os traigo esta pintada urbana, la suelo ver  a menudo a última hora del día, pero como siempre voy justita de bateria.

Así que después de varios meses, se han alineado los planetas y he conseguido la instantánea.

Es un mensaje que me encanta sobre todo por su simplicidad y universalidad, después de pasar largas horas lamentándome o escuchando lamentos de otros. De gastar palabras y palabras, horas y horas para no llegar a ningún lugar…

Ves este mensaje y todo queda claro. Es mi punto de partida.

No necesitas suerte, necesitas moverte

Vuelves a casa en tren, quizá agotado después una larga jornada, quizá cabizbajo y llevando contigo lo gris del día aunque aún sea verano…Absorto en tus pensamientos, la ropa de mañana, la comida de mañana, ese e-mail que no llega, esa factura que pagar…

Cuando de repente miras por la ventana del tren, fuera ya es de noche pero sobre el cristal adviertes la presencia de un post-it:

“No necesitas suerte, necesitas moverte, crea la vida que quieres vivir” 🙂

Es tu regalo en un día corriente como tantos otros, una simple idea que se ha colado en tu mente. Muévete, muévete… hoy es el día, ahora es el momento. Solo necesitas dar un paso!

¿Cuántas vidas puede cambiar un post-it en un cristal? ¿Cuántas personas se verán afectadas por estos cambios?

Tal vez alguien volvió a casa y dio un beso a su mujer en vez de echarse a dormir sin decir nada, otro envió esa propuesta a su jefe por muy descabellada que le pareciera en un principio, otro pensó en ese amigo que no veía desde hace tanto y le llamo.

Estos cambios empezaron a notarse en el mismo instante que la frase tomo vida.  La clave es la acción, la acción obra milagros.