Las tres cerditas

Las tres cerditas ( 7 de agosto, 2008, a las 23:29) lo escribí para Silvia Virseda y Natalia Domínguez que son las cerditas 2 y 3 del cuento.
Había una vez tres cerditas amigas,je je je,bueno unas más que otras.
La primera cerdita era muy nerviosa, impaciente y optimista, también algo descuidada. Lo quería todo y lo quería ahora, le gustaban las cosas fáciles, era muy confiada y poco previsora. Nunca tenía un euro y casi siempre tenía que pedir prestado a sus otras amigas.
La segunda cerdita era muy alegre y sociable, hablaba con todo el mundo (incluidos gusanos, babosas y toda clase de cerdos) ponía mucho empeño en las cosas, le gustaba la montaña y era fácil encontrarla allí, ayudando a solucionar algún problema a alguien.
La tercera cerdita, era más bien un poco sería, muy responsable y con grandes dotes para la comunicación y el liderazgo, deseaba que las cosas fueran siempre como a ella le gustaba.
Un buen día dando un paseo y después de mucho caminar, las tres cerditas llegaron a un precioso valle donde había mucha comida, el sol brillaba, etc…vamos un sitio genial para vivir y claro, cada cerdita se puso a construir su casita.
La cerdita número 1, vio toda la vida que se extendía a su alrededor, había tantas cosas por hacer de modo que rápidamente se construyo una simple choza de paja y se fue a disfrutar de todas aquellas maravillas, la verdad que no era muy confortable pero era verano y para el tiempo que pasaría allí que más le daba.
La segunda cerdita algo más precavida, corto árboles y se hizo con más trabajo y esfuerzo una cabañita muy mona, le llevo unos meses pero le merecía la pena.
La tercera se hizo un plano, compró materiales y comenzó su casa de ladrillo, piedrita a piedrita, la fue construyendo, día a día, sin prisa sobre una base sólida mientras que las otras dos cerditas jugaban alegremente.
Un mal día, el río se desbordó y como la cerdita número 1 era muy vaga, había construido su casa justo en la orilla del río como para no tener que ir muy lejos a por el agua. Este se la llevó de largo….la cerdita se quedó llena de barro mientras intentaba salvar su casa y allí se quedo retozando en el barro (después de todo era una cerda).
La segunda cerdita estaba tan tranquila cuando un rayo cayo sobre su casa y esta empezó a arder (tuvo suerte de no quedar como la cena de navidad)salió corriendo y se fue corriendo a las montañas donde la esperaban sus amigos.
La tercera cerdita por fin había terminado su casita y pudo pasar un buen invierno, con chimenea y todo, sin contratiempos, de modo que un día un Babe muy guapo llamo a su puerta ( es un decir, más bien como la tía perra no salía mucho lo conoció por internet pero eso es otra historia )
Moraleja:
A todo se acaba acostumbrando uno, hasta el fango.
Los amigos siempre estarán ahí (aunque a veces se comporten como cerdos, jejeje es broma)
La perseverancia, la paciencia, la constancia, el trabajo duro son la base de todo ( y la suerte que tiene la cabrona de dar siempre con lo que quiere)
Anuncios

2 pensamientos en “Las tres cerditas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s